Cuidado y Mantenimiento


Un cuidado y mantenimiento adecuado de tu humidor te proporcionará años de tabaco y del placer de fumar. Los siguientes consejos son básicos en el cuidado del humidor.

Limpieza

Cuando vayas a limpiar el humidor, para evitar rallar el humidor, usa siempre un paño de microfibra limpio, que no contenga partículas de ningún tipo. Si no se usa este tipo de paño, se puede rallar el humidor e incluso contaminar la madera y/o contenido del humidor. No uses ningún producto químico para limpiar la parte externa ni interna del humidor; esto puede dañar la calidad, sabor y olor de los puros.

Dónde colocar el humidor

Coloca el humidor en una superficie estable donde no sufra golpes. Para prevenir el crecimiento de moho, ten tu humidor en un lugar fresco y seco. Evita colocar el humidor en un lugar donde le dé permanentemente la luz solar. Si la humedad y la temperatura aumentan demasiado, los puros pueden desarrollar moho, hongos o pueden contaminarse con el escarabajo del tabaco. Al colocar los puros dentro del humidor, hay que asegurar que los puros no tapan los orificios de humidificación.

Revisiones periódicas

Debes revisar el nivel de humedad y temperatura al menos una vez cada dos semanas para asegurar que los valors no cambian. Como norma, cuando la humedad baja de 65E debes añadir más solución de PG o agua destilada al humidificador. Nunca se debe usar agua del grifo para rellenar el humidificador ya que contiene minerales y cloro que pueden obstruir los poros del humidificador dejándolo inservible. Añade unas gotas de solución PG o agua destilada al humidificador hasta que esté bien saturado. Seca la superficie del humidificador y asegúrate de que no pierde agua.